14 sept. 2011

En busca de fanzines por París (y 2)

Después de haber relatado los sitios en donde anduve buscando fanzines, toca enseñar el botín. La verdad es que no me llevé cientos de fanzines, pero no fue porque no tuviese ganas o no hubiese material para llevarse.

Una de las cosas que más me han llamado la atención de los fanzines que pude ver por Paris es el precio. Encontrar un zine por 3€ era quasi milagroso y por supuesto, que bajasen de ese precio, imposible. En general la cosa andaba por 6-9€ y de ahí hasta el cielo. Fanzines normales por 9€ (cuando digo normales me refiero a fotocopiados en blanco y negro, portada en folio también fotocopiada), zines de serigrafía por 15€, zines con una edición más o menos "currada" por 20€. Un manera de entender la cultura underground un poco cara, o quizás es que mi manera de entenderla está equivocada.

Pero el fanzine en Paris también tiene cosas buenas (muchas). Por lo que pude ver, hay muchísima producción, y bastantes elementos que se encargan de mantener activa la escena fanzinera. Hablo de las tiendas, que no relegan el fanzine a una esquina escondida del local, pero también hablo de las editoras. No conozco muchísimas editoriales francesas, a decir verdad conozco muy pocas, pero estas tienen una fuerte presencia.

Por ejemplo, Éditions du livre. Hacen fanzine arte, con ilustraciones y en color. Muy sencillos, naïf, pero efectivos. Compré un par en BD Spirit, pero tenían ejemplares en prácticamente todas las librerías que visité. Compré Allo y Troubles. El primero, una edición pequeñita de las que me gustan a mí, dibujitos de las cosas más prosaicas que nos saludan: un disco, una tela de araña, una cerilla, un semáforo, una lombriz. Hechos con rotulador en color. Muy "cuco". Troubles es un fanzine un poco más grande, con un tamaño entre un A4 y un A3 doblado. Con una edición un poco más "seria", contiene unos cuantos retratos de mujeres con un toque feísta hechos con acuarela. Portada e interiores en color y sin nada de texto.


Otra editorial conocida es Éditions de la femme à barbe, cuyos fanzines pude ver en otras tantas tiendas. Estuve dudando si comprar o no uno de sus fanzines, por estar los textos completamente en francés, pero al final me animé. Sobre todo por sus ediciones, muy chulas, una especie de doble encuadernación con un diseño de portada muy bonito. Todas giran en torno a un tema en concreto, en el caso que nos ocupa "Livre relatant des histoires de voisins bruyants, odorants, empoisonnants ou bizarrement trop discrets." Comics de diferentes artistas bastante diferentes entre sí, que espero entender con ayuda de un diccionario de francés.


Siguiendo con los fanzines en francés la portada de Mémoires de Bâtards #2/ Les Frères Guedin me convenció para llevármelo a casa. De la editorial Le Dernier Cri, especializada en serigrafía, es con esta técnica con la que está hecho todo el fanzine. Como los anteriores, tienen muchas referencias en las diferentes librerías que visité. Este zine en concreto tiene un halo demoniaco (ya desde la imagen de portada), colores estridentes, al igual que las imágenes, en tintas amarilla, marrón y naranja. A estas le acompañan textos en francés.


No quería marcharme sin llevar algún zine de fotografía y ese honor le correspondió a Mire #2. Fanzine colectivo con dibujos, textos, collages, pero sobre todo foto de escenas cotidianas...y no tanto. En blanco y negro, como detalle único una fotografía colocada en la portada y en el interior un anexo con los colaborades del número.


Para acabar con las ediciones francesas, debo hablar de una colección que me fas-ci-nó. Se llama Dans la marge, y están publicados por Arts factory éditions. Se trata de cuadernillos con una edición limitada (1000-1500 ejemplares), con obra gráfica de artistas en los límites de la marginalidad. A color, muy muy bonitos e interesantes, me hice con dos (me hubiese gustado comprar más pero se me estaba acabando el dinero), el número uno con dibujos de Daniel Johnston y el número 3, con dibujos de Julien Langendorff, que no conocía de nada, pero me encantaron. Ojalá en España nos diese por publicar joyas así.


Pero también compré alguna cosa no-francesa, claro. Tirando para casa, encontré uno de los últimos números del maravilloso ¡Qué suerte!, el número Fantasma, y claro, ¿cómo resistirme?
También me traje Human News #1, de Édition Biografiktion, editorial ubicada en Alemania que ahora está muy de moda. Un fanzine muy chulo con historietas de los tres creadores de la editorial especializada en serigrafía Ana Albero, Till Hafenbrak y Paul Paetzel. Portada serigrafiada e interiores en negro sobre folio amarillo. Los textos están en inglés.
Paul Paetzel aparece en el comic colectivo š! #4: Lost in the city. Publicado por kuš! una editorial de Letonia. Digamos que este ya no entraría dentro del grupo de fanzines aunque por su espíritu bien podría serlo. Historietas de lo más variadas en color y blanco y negro, con textos en inglés y cuya tematica gira, como reza el título del número, en torno a la ciudad. Los autores y autoras son fundamentalmente letones, pero también encontramos gente de Japón, Alemania, Suiza o Francia.
Y ya para acabar definitivamente, uno de los comics más alucinantes que he leído últimamente. Me lo devoré entero mientras esperaba en el aeropuerto. Publicado por el colectivo norteamericano Paper Rad, se trata del comic doble Pig Tales/Cartoon Workshop. Destaca especialmente las historietas de Ben Jones: surrealistas, alucinadas, psicodélicas, extrañas, perturbadoras. Una pasada.

En fin, como vereís el viaje ha sido productivo fanzineristicamente hablando. He descubierto muchas cosas interesantes e inspiradoras.
Ahora toca volver a la rutina. En próximos días pondré a vuestra disposición el nuevo fanzine de Bombas para Desayunar, "Cuentos de la nada", así que a estar atentxs.

4 comentarios:

  1. ¡que guay!
    No sé que pensar sobre el debate de los precios... la verdad es que hacer cosas chulas de tirada pequeña cada día es más caro en Europa (los americanos siguen podiendo hacer esos fanzines tamaño periodico por 4 dolares tan tranquilo).
    Por ejemplo, yo hace un montonazo que quiero empezar a hacer cosas a color y no se me ocurre como hacer algo a color de una manera eficiente (y sin prevaricar, que yo no tengo trabajo donde robar la impresora) y de manera que un fanzine pequeñito no cueste más de 3 pavos.
    Además pienso que en francia deben de tener más nivel económico medio que aquí, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Uf, no sé Helena. A ver, hacer algo en color para bolsillos vacíos como los nuestros es MUY CARO. Si quieres recuperar algo de lo que invertiste o los venden a 3e como poco o el gasto es inmenso. En este caso, yo creo que pagar "más" es justo. Sin embargo lo que no veía muy normal es que fanzines más normalitos (típico en blanco y negro con portada de folio en color fotocopiada y no demasiadas páginas) y cuya producción no creo que conlleve un gasto exajerado cuesten de 5 a 9e. O sea, si me das un tocho con movidas guays sí te pago eso, si me das un fanzinete de garabatos en blanco y negro pues ya me lo pienso...

    ResponderEliminar
  3. Guaaa, a mí me parece una pasada lo de los precios eh? Tenemos un amigo que fue a Lisboa y se encontró con más de lo mismo, de los 10 euros no bajaban y no eran precisamente de presentación pro.

    Uhm, también habría que pensar a qué precio ronda por allí la fotocopia, pero Fran y yo estamos haciendo cálculos y casi casi que nos vamos a pillar una impresora láser de tóner porque nos sale infinitamente más barato. Sobre unos 129€ y el tóner de aproximadamente 6000 páginas a 35 pavos... Pues compensa y te ahorras la pelea con el copistero de turno (yo por librarme de eso, DOY DINERO xD )

    Y que muy guay todo! Viene bien contar con este tipo de guías turísticas que después vas a un sitio que no conoces y con las prisas y la emoción no se encuentra nada!

    P.D. Te hemos mandado cositas ;)

    ResponderEliminar
  4. hey! es muy bueno tu blog, casi no se encuentra mucho del tema acá en México ... saludos

    ResponderEliminar