19 may. 2018

«Galaxina #3»


El primer fanzine que hice en mi vida en solitario fue el Galaxina (de ahí mi pseudónimo). Cualquiera que haya hecho fanzines sabe que el primer fanzine es un hecho trascendental porque implica romper muchas barreras personales, atreverse a hacerlo es el paso más difícil y hacerlo ni os cuento.

Hace diez años publiqué el primer Galaxina, ahora leo la entrada que publiqué en el blog que tenía por aquel entonces y veo las fotos del fanzine y me da mucha ternura de mí misma. Está claro que la experiencia me gustó porque repetí con un segundo Galaxina. Y a partir de ahí empecé a sacar fanzines hasta hoy. El caso es que con tanta producción Galaxina quedó relegado y practicamente me olvidé de él. Hasta que hace unos días empecé a sentir la necesidad urgente de hacer un fanzine de tono más personal, donde escribir cualquier cosa que me apeteciese sin más. Hablar de mí y también de cosas que me interesan. Sin preocuparme por nada más que por soltar lo que me pasa por la cabeza en el momento de escribirlo. Empecé a pensar en eso y caí en la cuenta de que ese fanzine ya existía y que era Galaxina. Que debía retomarlo aunque fuese 8 años después de publicar el segundo número. Así que sin más me puse a teclear como alma que lleva el diablo y en 2 días lo tenía listo.

En Galaxina #3 hay textos de opinión sobre diversos temas que podíamos resumir en dos temas principales: el futuro y los fanzines. También hay reseñas de los discos de Tirana y Putochinomaricón, del concierto presentación del último disco de Atomizador junto a de Pablo Prisma y Las Pirámides, de la serie The Looming Tower y de la película Tódalas mulleres que coñezo. Además de un pequeño juego para adivinar quién es quién en la portada. En total 28 páginas y un tamaño un poco más pequeño que un A5. Todo en blanco y negro y al módico precio de 2€.

Si te interesa puedes pillar una copia en la tienda online de Bombas para Desayunar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario